¿Qué tienes en común con una peonza?

mindfulness coaching sukhena

Quizá también te pase a ti

Que le das mil y mil vueltas para encontrar una solución

Y hasta que te decides, pasan horas, días e incluso, semanas

Te comprendo perfectamente.

Yo también era de las personas que no paraba de darle vueltas y vueltas hasta que me decidía a tomar una decisión.

¡Me sentía igual que una peonza!

Mi cabeza giraba y giraba, sin una salida.

Y después de tomar la decisión, no estaba segura de si era la correcta.

Ellas también estaban igual que tú

Que les costaba empezar con el habito de meditar y con el objetivo que se planteaban

Las personas que han venido a la actividad “Tu Momento para ti”, antes de venir, creían que no iban a ser capaces de reducir esos pensamientos y de conseguir darle menos vueltas a sus problemas.

Por mucho que lo habían intentado en su casa, no conseguían sacar ese tiempo para meditar, para trabajar su objetivo y sacarle partido.

Es por esto, que empezamos meditando solo 3 minutos

Para ir creando el hábito poco a poco y no te suponga un cambio radical en tu vida.

También proponemos pequeños pasos para que no te desbordes con los grandes cambios.

Pero aún así, la primera vez que vinieron a esta actividad, se sentían abrumados y con miedo por entrar en su interior. 

¡Dieron un gran paso y por eso les felicito! 

Si estás leyendo este post, es que te interesa hacer algo con tu vida. También te felicito por tu intención. La intención es el principio de todo.

 
Por eso, puedes empezar trabajando con el ejercicio que te proponemos a continuación,
  • Para que avances en tu toma de decisiones.
  • Para que empieces tus cambios poco a poco.
  • Para que tus cambios no te supongan un esfuerzo brutal.
  • Para que consolides tus cambios.
  • Para que NO tengas que enfrentarte a tus miedos de golpe y porrazo, sino con sabiduría y calma.

Te proponemos este ejercicio, para que vayas calentando motores

Y vayas trabajando tu objetivo

 

MIS DESEOS

 

Con papel y boli al lado y en un lugar tranquilo:

1º – Haz una lista de las cosas que quieras mejorar en tu vida

2º – De esa lista elige la que sea más importante para ti o que te corra más prisa

3º- ¿Qué pequeño cambio podrías hacer ahora, para lograr ese gran cambio en tu vida?

Algo sencillo y que no suponga un cambio radical en tu vida.


Por ejemplo, dar un paseo yo sola durante 10 minutos, darme un baño sin teléfono ni nada que perturbe mi tranquilidad, mantener una pequeña conversación con esa persona que tanto admiro y que no sé qué piensa de mí.

Los pasos pequeños no dan miedo.

¡Los grandes aterran!

Imagina tu vida de aquí a unos meses, si hoy, empiezas a hacer esos PEQUEÑOS cambios que tanto te gustaría

 

¿Qué pequeños cambios vas a hacer?

Nos encantaría que los compartieras con nosotros o que nos dijeras si tienes alguna duda sobre el ejercicio.

error: Content is protected !!